¡Sal de la rutina que está destruyendo tu relación! siguiendo estos tips:

Entiende que rutina no es una mala palabra. Ciertos hábitos, costumbres y actividades nos dan certeza y nos alejan de la ansiedad, preocupación o inseguridad.

La rutina empieza a sentirse como algo negativo cuando experimentamos el aburrimiento, la apatía y saturación al exponernos continuamente a actividades repetitivas que no nos generan emociones positivas. La clave es evaluar las expectativas que tengamos frente a una misma situación y reflexionar sobre la emoción que genera en nosotros.

A veces tenemos la idea errónea de que las relaciones de pareja deben ser perfectas e inmutables en el tiempo. Según el concepto psicológico de habituación, cuando un estímulo se repite con frecuencia, es común que pierda su efecto o fuerza. Así que es normal que en una convivencia el interés que puede generar el otro disminuya, conforme pasa el tiempo, y la monotonía aparezca en la pareja. La rutina es una crisis esperable que tiene solución.

Las personas reaccionan distinto ante los estímulos, por eso es necesario cambiar nuestras actitudes y acciones. Los gestos sutiles como las miradas tiernas, palabras de aprecio o caricias sorpresivas generan una dinámica de relación más sana y funcionan bien para terminar con la monotonía. Otros estímulos incluyen los atuendos, perfumes, alimentos, bebidas, libros, temas de conversación, regalos, actividades, pasatiempos, intercambios sociales y lugares a visitar fuera de los habituales.

Con información de la Psicóloga Rocío Portugal De la Cruz.

Entradas destacadas