Vayan más allá de sus órganos sexuales ¡Explórense!

No solo presten la total atención a sus órganos sexuales durante esos encuentros de pareja, descubran sus zonas erógenas poco a poco, pueden estar en las orejas, párpados, cuello, hombros, espalda, axilas, vientre, cintura, caderas, nalgas, interior de los muslos, la parte trasera de las rodillas, dedos de manos y pies ¡Explórense!

Se vale hacer de todo, siempre y cuando los dos estén de acuerdo. Tocar, morder, lamer, etc. ¡Que sus cuerpos sean como parques de diversiones! estas prácticas además de estimular, funcionan para conocerse ampliamente como pareja y tener una relación mas sana.

Entradas destacadas